3 nov. 2013

El Día de Muertos

El día de muertos en México remarca una de las tradiciones más añejas y arraigadas que diferencia  al mexicano en su manera de vivir del resto del mundo.
Cada año, cada noviembre, México se viste de  colores muy naturales, de pasado y de presente, se identifica y se celebra.
Convive con la muerte y la celebra, se ríe con ella y de ella. Nadie vive con la muerte como los mexicanos. Y es que encontramos la manera de poder convivir con ella, de aborrecerla y de quererla al mismo tiempo, de celebrarla.
Cada año los diferentes rituales suponen una nueva visita de nuestros muertos, llenamos de ofrendas, limpiamos las tumbas, los acompañamos un día, recordando, reviviendo y sintiendo que regresaron y que por un día en el año, vuelven a estar con nosotros, les lloramos pero ya reconfortados, entendidos de que “todos vamos al mismo lugar”
Es así nuestro México y somos nosotros los mexicanos, desde los adultos hasta los niños, solos y familias completas, es una máxima convivencia, una tradición que no se pierde y que para el mexicano es parte de la vida misma, que se enseña en las escuelas, que no conoce de creencias religiosas, que choca con algunos intelectos pero que no se compara y que sigue viva a lo largo y ancho de todo el país, una tradición parte de la cultura y de nuestra vida.
Hay quienes dejan todo y mínimo esta vez en el año adornan la tumba de maneras muy vistosas y hay quienes con lo que pueden, a veces tan solo con una flor y tal vez solo una oración, recuerdan a sus muertos, pero que llenan los panteones para convivir con ellos, con quienes ya no están.
Es la tradición que se convierte en feria, que mezcla sentimientos, recuerdos, deseos, colores, sabores, que nos une y que nos identifica, es el día de muertos.

No hay comentarios: